Día de la Mujer y del Amor

Cuenta una leyenda que cuando Dios  decidió crear a la mujer tomó  la  redondez  de  la luna,  las  suaves curvas de las olas, la tierna adhesión de la enredadera, el trémulo movimiento de las hojas, la esbeltez de la palmera, el tinte delicado de las flores.

La amorosa mirada del ciervo, la alegria del rayo del sol y las gotas del llanto de las nuebes, la inconstancia del viento y la fidelidad del perro, la timidez de la tórtola y la vanidad del pavo real, la suavidad de la pluma del cisne y la dureza del diamante.

La dulzura de la paloma y la crueldad del tigre, el ardor del fuego y la frialdad de la nieve.

Dios formó a la mujer y se la dió al hombre:

Señor, la criatura que me diste me hace desdichado, quiere toda mi atención, nunca me deja solo, charla incesantemente, llora sin  motivo, se divierte  en  hacerme  sufrir  y   vengo a devolvértela, porque no puedo vivir con ella.

Paso otra semana, volvió el hombre y le dijo:

Señor, me encuentro muy solo desde que te devolvi a la criatura que me hiciste para mi, ella cantaba y jugaba a mi lado, me miraba con ternura y su mirada era una caricia, reía y su risa era música, era hermosa a la vista y suave al tacto.

 

Devuélvemela, porque no puedo vivir sin ella.

Para todas nosotras Felíz Día y porque somos el eje del Amor.

 

 

 

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: